REDUCCIÓN DE ESTÓMAGO POSE

Trata la obesidad de forma más segura y menos invasiva por este método.

Información del tratamiento

¿Qué es?

La Cirugía Primaria de Obesidad Endoluminal (POSE) es una novedosa técnica para tratar el sobrepeso y la obesidad. Es un tratamiento que permite realizar una reducción de estómago de forma más segura y menos invasiva, puesto que es realizado por vía endoscópica oral y sin incisiones.

El tratamiento POSE consigue limitar la capacidad del estómago y que el paciente presente saciedad de forma precoz, ingiriendo menos cantidad de alimentos. Estos dos efectos junto con un seguimiento médico interdisciplinar, garantiza no sólo que el paciente perderá peso, si no que aprenderá nuevos hábitos que le ayudarán a mantener una vida más saludable, evitando el famoso efecto rebote.

¿Qué ventajas tiene?

  • Técnica endoscópica mínimamente invasiva, sin incisiones externas ni cicatrices
  • Estancia hospitalaria corta
  • Recuperación rápida
  • No provoca molestias o dolores.
  • Sin riesgos de complicaciones ni infecciones.
  • En 48h podrás reincorporarte a tus actividades habituales
  • Sensación de saciedad inmediata, evitando las ganas de comer
  • Resultados permanentes
  • Procedimiento reversible, pudiendo deshacer los pliegues y devolver el estómago a su estado original.
  • Obtención de hábitos alimenticios sanos, consiguiendo un estilo de vida más saludable y que te permitirá seguir perdiendo peso.

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

La reducción de estómago sin incisiones se recomienda especialmente para aquellos pacientes con problemas de obesidad y con índices de masa corporal (IMC) comprendidos entre los 30 y 40 kg/m2 (obesidad tipo I y II).

También está indicada en aquellos pacientes que han recuperado peso después de haber realizado un tratamiento mediante el balón intragástrico, o que no deseen someterse a una cirugía mayor.

Tras realizar las correspondientes pruebas y evaluar el caso, el médico determinará si el paciente es apto para realizarse el Método POSE.

¿En qué consiste la intervención?

Mediante endoscopia por vía oral y sin incisiones, se reduce la capacidad del estómago realizando múltiples pliegues que se suturan con los anclajes en diferentes localizaciones: en la parte superior (fundus gástrico o cúpula gástrica) para conseguir una mayor sensación de saciedad, y en la parte inferior (antro pilórico) para ralentizar el vaciado.

Estos anclajes suturarán la totalidad de las capas del estómago de manera que estos pliegues, a los dos meses, se fusionan y pasan a ser definitivos, con el objetivo de reducir el tamaño original del estómago.

Duración, anestesia y hospitalización

La Cirugía Primaria de Obesidad Endoluminal (POSE)  es realizada en quirófano bajo anestesia general. La intervención se realiza por vía endoscópica oral, con una duración de aproximadamente 45 minutos, sin ninguna molestia ni dolor.

Al tratarse de una intervención mínimamente invasiva, el ingreso hospitalario suele ser de tipo ambulatorio o de tan solo 24 horas, dado el bajo riesgo asociado a esta técnica. Será siempre el cirujano quien determine, dependiendo de cada caso, el tiempo de hospitalización requerido.

Al no realizarse incisiones, no será necesario un cuidado de heridas ni quedarán cicatrices tras la intervención, por lo que el periodo de recuperación también es más corto y menos molesto que con cirugías mayores.

Resultados

Es un proceso gradual en el que se consigue perder peso desde el primer día siguiente a la intervención, con el método POSE se espera un adelgazamiento del 45% del exceso del peso.

El paciente adquiere nuevos hábitos alimenticios y perderá peso de forma efectiva y permanente. Además, para conseguir el máximo resultado posible, es imprescindible que se sigan las pautas dietéticas y de ejercicio físico que se indican en el tratamiento.

Cuidados postoperatorios

Al tratarse de una operación de reducción de estómago no invasiva, los riesgos de infección y de complicaciones son mínimos.

El proceso de recuperación es rápido, pudiendo el paciente reincorporarse a la vida laboral a las 24-48 horas de la intervención.

Hasta un año después el paciente acudirá a revisiones médicas, nutricionales y psicológicas para conseguir una pérdida de peso paulatina y eficaz, evitando el efecto rebote y consiguiendo un estilo de vida saludable.