LIPOSUCCIÓN

Elimina la grasa localizada en diferentes zonas como el abdomen, muslos, caderas y glúteos, mediante la aspiración de la grasa sobrante.

Información del tratamiento

Introducción

De la liposucción me gustaría destacar la METICULOSIDAD y HABILIDAD con la que moldeamos el cuerpo de una persona y el tratamiento postoperatorio intensivo que realizamos para mejorar aún más los resultados obtenidos de la intervención.

A veces no se le da la importancia que se merece la liposucción y no debería ser así ya que este tipo de operación necesita de un trabajo fino y delicado, paciente y riguroso para poder aportar nuestros mejores conocimientos al servicio del paciente.

Actualmente todavía son las mujeres quienes más solicitan una liposucción pero se ha ido incrementado el volumen de hombres que desean moldear y mejorar su aspecto físico. 

En las mujeres destacan la liposucción de unas zonas típicas como son: las cartucheras, los flancos (“michelines”), la cara interna de los muslos y de las rodillas. En los hombres es más típico toda la linea del “flotador” (flancos), el abdomen y el pecho (ginecomastia). 

De todas maneras, también se pueden liposuccionar otras zonas como son pantorrillas y tobillos (importante para mujeres que no se pueden abrochar las botas por exceso de grasa en dichas zonas), muslos circunferencialmente, brazos, espalda e incluso el cuello o papada. Todo depende de donde se acumule la grasa y de las zonas que una persona quiera tratar.

¿Qué es?

Se trata de una intervención quirúrgica –nunca se debe olvidar este aspecto- que permite el moldeado del cuerpo humano gracias al tratamiento de la grasa corporal.

¿En qué consiste la intervención?

Consiste en la eliminación de tejido graso localizado en determinadas zonas del cuerpo mediante unas cánulas introducidas por pequeñas incisiones estratégicamente situadas y conectadas a un sistema de aspiración que succiona la grasa sobrante.

¿Que zonas se pueden tratar?

Son prácticamente todas las partes del cuerpo donde se deposita la grasa, como abdomen, muslos, cartucheras, pantorrillas, tobillos, brazos, cuello…

¿Se puede perder mucho peso con la liposucción?

Depende de la cantidad de grasa que se extirpe, pero no debe contemplarse la Liposucción como un método de adelgazamiento, sino como una ayuda al moldeado de aquellas zonas que a pesar de dietas saludables y ejercicio físico recomendable persiste la “deformidad” provocada por la incoercibilidad del tejido graso depositado en dichas zonas.

¿Puedes volver a engordar después de una liposucción?

Es el gran dilema creado por la liposucción en la mayoría del público. Evidentemente las células grasas que han sido eliminadas mediante la liposucción no vuelven a engordarse ya que no existen, pero el resto de células o acúmulos grasos que queden sí pueden volverse a engordar si no se mantiene una dieta correcta y un ejercicio físico adecuado, por lo que tras una liposucción se recomienda una dieta equilibrada y evitar el sedentarismo.

¿A quién está destinada la liposucción?

A toda persona sana que presente un acúmulo de grasa en unas zonas determinadas de su cuerpo y que quiere mejorar su aspecto mediante la eliminación de las mismas después de haber intentado dieta y ejercicio que no han conseguido productivos.

También se realiza la liposucción en enfermedades como la lipodistrofia (acúmulos patológicos de grasa en determinadas partes del organismo) y en tumores benignos grasos (lipomas) para mejorar los “bultos” producidos por los mismos.

¿Es lo mismo liposucción que lipofilling?

Son conceptos diferentes pero afines. La lipoescultura se sirve de la liposucción para remodelar el cuerpo humano (lipoescultura=modelación de la grasa). 

Es decir, mediante la liposucción se puede remodelar el cuerpo al extraer la grasa de donde “sobra”, pero también se puede utilizar la grasa extraída para colocarla (injertarla) en zonas donde haga falta. Todo el conjunto, se conoce como LIPOFILLING O LIPOESCULTURA, y es típico, por ejemplo, en mujeres que le sobra un poquito de grasa de las cartucheras, extraerla mediante liposucción y utilizar esa grasa para realizar una aumento de labios y de pómulos. O también, en otros casos, utilizar la grasa extraída del abdomen para colocarla en el pecho y realizar un aumento de mamas.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

Se puede utilizar desde la anestesia local con o sin sedación hasta la anestesia general pasando por la anestesia raquídea (epidural o intradural). Esto depende de la zona y la cantidad de grasa a tratar y las preferencias del paciente y/o cirujano plástico. 

La anestesia local se realiza en pequeñas zonas localizadas (una o dos zonas como máximo) como son las cartucheras, cara posterior de brazos, flancos abdominales (“michelines”), papada, pubis.

La anestesia epidural se utilizan en zonas más amplias que vayan de abdomen hacia los pies, como pueden ser los muslos, todo el abdomen, pantorrilas, glúteos, etc.

Y la anestesia general se utiliza en liposucciones de múltiples zonas en la misma intervención, como pueden ser espalda, abdomen, muslos, pecho, etc.

¿Es necesario quedarse ingresado en la clínica?

No siempre a no ser que sea una liposucción de grandes extensiones. Si son liposucciones localizadas o de poca extensión se puede realizar de forma ambulatoria, estando el paciente durante unas horas en observación y posteriormente dado de alta a su domicilio, realizando reposo y tratamiento analgésico y/o antiinflamatorio.

En cambio, sin son liposucciones más amplias, nosotros mismos recomendamos que se queden un día ingresados ya que estarán más controlados, se dará la medicación pertinente y estarán bien atendidos por las enfermeras de la clínica.

¿Es doloroso ?

Se debe saber que la liposucción es una intervención molesta, principalmente los primeros días. El dolor, que no es incapacitante ni excesivamente elevado (aunque esto depende de la sensibilidad de cada persona al dolor), viene disminuído con el tratamiento analgésico que se recomienda después de la intervención. A la semana las molestias han mejorado muchísimo  y a las dos semanas la paciente a la que se le haya practicado una liposucción media puede hacer una vida normal.

¿Se debe realizar un tratamiento especial después de la cirugía?

, con un buen tratamiento postoperatorio conseguimos mejores resultados.

Y si destacamos en la liposucción es, a parte de un buen trabajo quirúrgico, por realizar uno de los postoperatorios y seguimientos mejor preparados en cirugía estética.

Le damos mucha importancia al tratamiento postoperatorio ya que se han comprobado mejorías importantes en el resultado final si se realiza un postoperatorio correcto y BIEN DIRIGIDO, en Matoses Centro Medico, nos encargamos de todo y por supuesto SIEMPRE, va incluido en el precio, sin letra pequeña.

¿En qué consiste el postoperatorio?

Son varios aspectos destacables que nuestro personal preparado va a ofrecer y a enseñar al paciente para obtener un mejor resultado final: 

  • Es necesario llevar durante el postoperatorio unas prendas de compresión (fajas) de 4 a 6 semanas que ayudarán a disminuir la inflamación y a adaptar más correctamente la piel y evitar una mayor flacidez cutánea.
  • A partir de la semana de la intervención es conveniente realizar una serie de drenajes linfáticos y de masajes terapéuticos encaminados a producir una mayor desinflamación de la zona liposuccionada y a una mejor adaptación de los tejidos
  • Acompañando a los masajes, añadimos tratamientos con ultrasonidos y/o ultracavitacion que aceleran aún más el proceso de desinflamación. Posteriormente se va adaptando el tipo de masaje a la evolución del paciente, cambiando o añadiendo diferentes tipos de masajes con o sin aparatos.

¿Los resultados son inmediatos?

Los resultados iniciales se pueden apreciar a las primeras semanas de la intervención y al primer mes ya se ve bastante bien, pero como la inflamación desaparece lentamente no se puede decir que un resultado es final y definitivo hasta pasados de unos 3 a 6 meses.

¿Cuándo puedo hacerme la liposucción?

Siempre que uno lo desee y esté en las condiciones físicas adecuadas, sin enfermedades preexistentes de importancia y sobre todo cuando a pesar de hacer ejercicio físico y dieta no se consiguen eliminar esos acúmulos grasos inestéticos y rebeldes. Puede realizarse en cualquier época del año, si bien en verano –debido al calor- es más incómodo llevar las prendas de presoterapia.

¿Los resultados son para siempre?

SÍ, si se mantiene una correcta dieta y ejercicio físico. Si una persona se engorda será a expensas de los depósitos grasos de las zonas que no se han intervenido, ya que en las zonas operadas esos depósitos grasos han sido eliminados. 

Una “cartuchera”, si se ha realizado un correcto tratamiento, no va a volver a aparecer. Se va a engordar cualquier otra zona no operada antes que la “cartuchera” liposuccionada ya que en ésta se han eliminado las células grasas que daban esa forma antiestética y, por tanto, no se van a poder engordar de nuevo.