ELEVACIÓN DE PECHO (mastopexia)

Eleva y mejora la forma de las mamas

Información del tratamiento

¿Qué es?

La elevación de pecho o mastopexia es una técnica que ofrece respuesta a aquellas mujeres que, debido al paso del tiempo o a consecuencia del embarazo o la lactancia, han visto cómo sus pechos perdían su forma y firmeza. Con esta cirugía, la paciente mejorará la tersura y la estética de sus senos, manteniendo un aspecto natural. 

La cirugía de elevación mamaria es una intervención que comienza con una primera visita, durante la cual se realiza una exploración de las mamas y el médico valorará las expectativas de la paciente y los posibles resultados, para ofrecer una visión realista y fundamentada para tomar la decisión más adecuada. 

La intervención para conseguir la elevación mamaria se lleva a cabo en quirófano, generalmente bajo anestesia general (dependiendo de las características de la paciente), y tiene una duración estimada de entre hora y media y 3 horas y media. Según criterio médico, suele ser necesario un ingreso hospitalario, dándose el alta médica al día siguiente.

Las suturas de la intervención suelen realizarse alrededor de la areola y a lo largo del surco bajo la mama para minimizar la visibilidad de las marcas. En casos de mamas con poco volumen, consulte con nuestro cirujano la posibilidad de colocar una prótesis bajo el tejido mamario o el músculo pectoral.

¿A quién va dirigido?

La elevación mamaria está especialmente indicada para aquellas mujeres que han pasado por un embarazo o un período de lactancia que les ha ocasionado unas consecuencias visibles como pecho caído o flacidez.

Para acceder a esta intervención quirúrgica, la paciente debe contar con un buen estado de salud, y con unas perspectivas realistas sobre los posibles resultados de la mastopexia.

La cirugía de elevación mamaria no afectará en ningún caso de cara a la lactancia de futuros hijos, por lo que es un proceso apto para mujeres que tengan prevista su maternidad.

Resultados

Los resultados de la elevación mamaria se pueden percibir de inmediato, y la recuperación de la cirugía es muy rápida, pero para poder observar el aspecto definitivo de los senos pasarán de 3 a 8 meses. Los efectos de la remodelación serán duraderos, aunque no permanentes, ya que puede verse afectado por nuevos embarazos, variaciones de peso o debido al paso del tiempo.

El vendaje post-operatorio se retira en pocos días, que deberá ser sustituido por un sujetador especial. En 24-48 horas la paciente puede volver a hacer vida casi normal y los puntos se quitan a partir de la primera semana.