BALÓN GÁSTRICO

Pierde peso con la introducción de un balón gástrico en el estómago.

Información del tratamiento

¿Qué es?

El balón gástrico, también denominado balón intragástrico, es una esfera de silicona flexible y blanda, que se introduce en el estómago del paciente a través de la boca, mediante una endoscopia, con el fin de conseguir la reducción de peso.

Su enfoque principal es el de generar una sensación de plenitud o de saciedad precoz al comer y una disminución de la sensación de hambre. Con estos dos efectos es más fácil seguir una dieta adecuada y poder cambiar los hábitos alimentarios necesarios para, no sólo conseguir una pérdida de peso, sino también mantenerla una vez acabado el tratamiento.

¿Qué ventajas tiene?

  • Obtener nuevos hábitos dietéticos y de ejercicio.
  • Reduce la ansiedad.
  • Pérdida de entre 15 y 25 Kg aproximadamente.
  • Sin incisiones ni cicatrices externas.
  • Es reversible, se retira a los 6 meses de tratamiento aproximadamente.

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

La colocación del balón está indicada en pacientes mayores de 18 años, con un índice de masa corporal entre 30 y 40 kg (obesidad tipo I y II), que hayan aumentado su peso debido a un cambio en su estilo de vida, un embarazo o algún trastorno que haya dado como resultado un sobrepeso poco saludable.

El tratamiento con balón intragástrico es una forma segura y eficaz de adelgazar de forma rápida y cómoda y sus resultados empiezan a evidenciarse el día siguiente a la intervención. Es una excelente técnica para perder peso, en la que el médico, tras evaluar el caso y con las correspondientes pruebas diagnósticas, confirma si el paciente es candidato para la técnica.

¿En qué consiste la intervención?

La colocación no es un procedimiento quirúrgico, se realiza a través de endoscopia (vía oral) y bajo sedación. En menos de 1 hora el paciente suele regresar a casa. El periodo de acomodación habitual es desde unas 48 horas hasta 3 o 4 días después de la intervención.

Durante el 5º o 6º mes del tratamiento se planifica la retirada del balón intragástrico, siendo necesaria una dieta especial los días previos a la retirada.

Una vez retirado, el paciente continua con el seguimiento médico multidisciplinar para consolidar los hábitos dietéticos saludables adquiridos, incluso se puede continuar perdiendo peso, en función del grado de obesidad previo.  

Durante este periodo, continúan las visitas periódicas al médico, al nutricionista y al psicólogo.

  • Seguimiento nutricional: un equipo de nutricionistas y dietistas se encarga de reeducar los malos hábitos alimenticios que pueda tener el paciente para que pueda perder peso de un modo sano y saludable.
  • Seguimiento deportivo: un asesor deportivo se encarga de facilitar al paciente la incorporación de la actividad física a su rutina diaria.
  • Seguimiento psicológico: un equipo de psicólogos acompaña y ayuda al paciente en un momento de cambios físicos que afectan a lo psicológico.

Resultados

El balón gástrico es una herramienta para modificar y corregir los malos hábitos alimenticios. El grado de implicación del paciente en el proceso es fundamental para garantizar que el éxito se prolongue en el tiempo. Por regla general, tras la colocación del balón, se suele perder un promedio de entre 15 y 25 kg.

Cuidados postoperatorios

Durante los primeros días es normal que el paciente llegue a sentir cierta sensación de malestar, tener náuseas y molestias en epigastrio. En este sentido, durante el postoperatorio y recuperación del balón intragástrico, el paciente debe mantener la calma ya que estos síntomas sólo se llegarán a mantener a lo largo de 3-4 días, tras los cuales desaparecerán por completo.

Además, nuestro equipo de especialistas, realizará el seguimiento del paciente al tiempo que le recomendará una serie de fármacos y consejos para facilitar este tránsito. También es de vital importancia que el paciente siga firmemente las recomendaciones estipuladas por el especialista.

Con el fin de consolidar tu pérdida de peso, dispondrás de un continuado asesoramiento mediante visitas periódicas a médico, nutricionista y psicólogo.