AUMENTO DE PECHO

Realza la figura de tu pecho y consigue la forma y el volumen mamario acorde a tu anatomía

Información del tratamiento

¿Qué es?

El aumento de pecho es el procedimiento quirúrgico mediante el cual aumentamos y reafirmamos la mama de la mujer.

Se trata de una cirugía sencilla que consiste en la realización de una pequeña incisión por la que se introducirá la prótesis mamaria. Para insertarla y posicionarla, se realiza una incisión muy pequeña, por lo que la cicatriz posterior resulta, en la inmensa mayoría de los casos, casi invisible. A través de esta abertura, el cirujano crea una cavidad donde irá alojada la prótesis, directamente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral.

Este tipo de cirugía se realiza habitualmente con anestesia general, y en algunos casos con anestesia local con sedación, según criterio médico.

La intervención para el aumento de pecho dura de 1 a 2 horas y el resultado es visible de inmediato.

¿A quién va dirigido?

El aumento de senos es la solución ideal para personas que tienen un volumen mamario insatisfactorio o para restaurar el volumen natural de los senos, perdido tras un embarazo, por cambios de peso o por la edad.

También hay personas que se someten a esta operación para corregir la diferencia de tamaño de los dos senos o como cirugía reconstructiva consecuencia de un cáncer de mama o de otra enfermedad que pueda afectar al tamaño o forma de los senos.

Lo fundamental es que disponemos de una técnica muy estudiada y segura para conseguir este objetivo.

Resultados

Los resultados del aumento de pecho son sumamente satisfactorios e inmediatos, ya que los implantes mamarios proporcionan unos pechos con un tamaño y una apariencia más estética, y un tacto completamente natural.

Los apósitos se retiran en pocos días, que deberán ser sustituidos por un sujetador especial.

En una semana la paciente puede volver a hacer vida casi normal y los puntos se quitan a partir de la primera semana. Puede sufrir molestias durante un par de semanas, pero se controlan adecuadamente con la medicación prescrita por el cirujano plástico.

Generalmente las dos primeras semanas la zona intervenida puede presentar una ligera hinchazón, que disminuye a la tercera semana. Es normal sentir alguna molestia al mover los brazos, pero desaparecerá paulatinamente.