ABDOMINOPLASTIA

Extirpa el exceso de piel y grasa abdominal y corrige la flacidez muscular.

Información del tratamiento

¿Qué es?

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que elimina el exceso de piel y tejido graso del abdomen medio y bajo, y que tensa los músculos de la pared abdominal, corrigiendo la flacidez muscular y ayudándote a recuperar una figura armoniosa.  La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

Puede combinarse con otras formas de cirugía del contorno corporal, incluida la liposucción, o puede realizarse al mismo tiempo que otras cirugías electivas.

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico. Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejor la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada. Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede conseguir eliminarlas.

¿En qué consiste la intervención?

 La abdominoplastia se realiza a través de una incisión larga de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor.
En la mini-abdominoplastia se emplea una incisión mucho más pequeña, también encima del pubis, no siendo necesaria la incisión alrededor del ombligo , que en algunos casos puede ser descendido al estirar la piel.

A continuación, se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba hasta alcanzar las costillas, exponiendo los músculos abdominales. Estos músculos son tensados y unidos en la línea media, proporcionando así una pared abdominal firme y una cintura más estrecha. La piel separada es estirada en dirección al pubis y la piel sobrante es extirpada. El ombligo se coloca en su nueva posición. Finalmente se realizan las suturas y se coloca un vendaje y un tubo de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que pueda acumularse en la zona intervenida. En la mini-abdominoplastia, la piel se separa solo entre la incisión y el ombligo, se extirpa la piel sobrante y se realizan las suturas.

Duración, anestesia y hospitalización

La abdominoplastia suele durar entre tres y cuatro horas y se realiza siempre en quirófano, generalmente bajo anestesia general. En algunos casos, se puede emplear anestesia local más sedación. Tras la cirugía el paciente permanecerá ingresado 12-24 horas.

Resultados

A pesar de las cicatrices, el resultado estético de la abdominoplastia es altamente satisfactorio y reconfortante. Cierto es que la forma definitiva del abdomen y el contorno de la silueta no se alcanzan probablemente, de forma definitiva, hasta pasados de cuatro a seis meses de la intervención, sobre todo si se ha asociado una liposucción importante.

Recomendaciones postoperatorio

Puede ser que sientas algún tipo de malestar o dolor leve, o que aparezca algún hematoma, hinchazón o tirantez, algo normal tras una intervención y que desaparecerá o mejorará con analgésicos comunes y/o un poco de reposo. También es frecuente sentir tensión abdominal cuando estamos con la espalda totalmente recta. Podemos aliviarla con posturas semi-acostadas para dormir e incluso sentarnos.

La circulación sanguínea se resiente, por lo que es probable la pérdida de sensibilidad en la zona central y baja de nuestro abdomen de manera temporal. Transcurridos unos meses, la recuperación de la sensibilidad es completa.

Podrás realizar una vida relativamente normal en dos o tres días, dependiendo de las indicaciones que te haya dado tu cirujano.